Tag Archives: PhotoIreland

Last Chance to participate in New Irish Works, at PhotoIreland. Deadline: March 27, 2016

Call for New Irish Works

PhotoIreland is calling all photographers and artists based in Ireland, or Irish developing their practice abroad to submit their recent and ongoing projects to be considered. The submissions will be reviewed by an international panel, and a list of 20 awarded projects will be announced on the 11th of April.

Deadline: midnight 27th March. No extensions or exceptions possible.

Check details at http://photoireland.org/festival/year-2016/new-irish-works/

 

Other Calls from PhotoIreland, which include The Library Project Programme 2016/2017, the residency programme How to Flatten a Mountain and a Call for PhotoIreland’s main exhibition in 2016, at http://photoireland.org/current-opportunities/

Residency Program in Ireland, May/June 2016. Deadline: Feb. 29, 2016

PhotoIreland & Cow House Studios present a unique 10-day residency
coordinated by Ángel luis González, Frank Abruzzese, and Kate Strain.

A dynamic group of curators and creative practitioners have been assembled to lead a series of day long projects, discussions and critiques resulting in new works and an exhibition to be presented at Rathfarnham Castle, Dublin during PhotoIreland Festival 2016.

How to Flatten a Mountain is a residency open to emerging and mid career visual artists whose practice in whole or part, makes use of digital or analogue photographic processes. Applicants must be 20 or older and may be enrolled in third level or graduate degree programmes.

The aim of this 10 day residency is for participating artists to explore possibilities outside their core practice, work collaboratively and produce a cohesive exhibition/publication of work to be presented at PhotoIreland Festival 2016.

During the residency, the participants will take active part in a series of workshops led by guest facilitators Karl Burke, Mark Curran, Paul Gaffney, Miriam O’ Connor, and Luna Dolezal & Fiona Hallinan. As a group, you will be sharing ideas, making work, processing, printing, editing, etc., as needed, always working in collaboration. Each facilitator brings to the residency new challenges and new opportunities for your practice.

The group will take a one-day trip to Dublin, for an organised visit to selected exhibitions and to meet with curators and artists. Exploring the local area around Cow House Studios, adjacent mountains and forests will also be part of the experience.

Throughout the residency, the participants will work together with the project coordinators on all the practical and theoretical steps towards producing an exhibition/publication of work to be presented at PhotoIreland Festival 2016.

See http://www.howtoflattenamountain.com for all the information.

 

Application Guidelines:

Submit the following documents in PDF format to info@cowhousestudios.com with ‘HOW TO FLATTEN A MOUNTAIN’ in the subject line:

  1. CV/resume
  2. Artist Statement
  3. List of images
  4. Completed application form

Include 10-20 jpeg images of your most recent work a maximum of 1200 pixels on the largest side. Name each file with your own name in the following format: JohnSmith_01.jpg Please, send the files using the service wetransfer.com to info@cowhousestudios.com by February 29, 2016. You will be contacted by a Cow House Studios representative to confirm receipt of your application within five working days. Selected artists will be contacted by March 31, 2016.

Submission deadline: February 29, 2016
Selected artists contacted: March 31, 2016
Residency dates: May 23-June 1 2016

 

Decisions

Incomplete applications will not be considered. A selection panel will review the submissions and make its decision solely on the information provided. The panel members include project coordinators Ángel luis González, Frank Abruzzese and Kate Strain. Applicants will be notified of the results by March 31, 2016.

Contact us at info@cowhousestudios.com for any further questions

___

Greetings from Ireland Call for Postcards. Deadline: Nov 9, 2014

Ever since The Library Project arrived to its new location in Temple Bar, we have received countless visits by tourists looking for posters, prints, and postcards with images of Ireland. Across from The Library Project sits one of the busiest souvenir shops in the country, offering the largest selection of merchandise about Ireland you can imagine. It is easy to expect that most of these materials perpetuate a particular representation of Ireland as an imagined fairytale land, divorced from its complex reality, lost between the pun and the stereotype. You may think that is what the tourist is looking for, but many visitors come to us seeking something completely different. We want to join the conversation.PhotoIreland is going to produce its own collection of materials, inviting local and international artists to present their personal interpretation of what Ireland is today. The project will fill the 36 pockets of a postcard stand with 36 different images, by 36 different artists. We will produce just as many posters in a limited series, and a set of 10 fine art prints per image will also be made available. From these 36, a further selection of 12 images will make it to illustrate a calendar for 2015.

For a participation fee of €5, all selected artists will receive a copy of the 2015 calendar, a copy of the Greetings from Ireland postcards set with the 36 selected images, and 40% of sales profits from all posters and prints sold with their image. Greetings from Ireland will be launched with a celebration of all the artists selected at The Library Project on Thursday 20th November, 6pm. The deadline for entries is midnight Sunday 9th November.

http://photoireland.org/news/greetings-from-ireland/

POPCAP14 – Prize for Contemporary African Photography. Deadline: July 1, 2014

POPCAP ’14 – Call for Entries!

piclet.org is pleased to announce that POPCAP – the prize for contemporary African photography will be offered for the third time in 2014. POPCAP is awarded to photographic portfolios that are either produced in an African country or deal with a diaspora of an African country. Submissions to POPCAP are judged by a panel of 26 internationally-sourced judges, with the five winning entries exhibited internationally at a series of publicly accessible exhibitions. The award is open to photographers of any age or descent. There is no entry fee. Call closes July 1 2014.

ENTER POPCAP ’14 NOW >>>

POPCAP – The Prize

The prize comprises visibility for the winning artists. The five awarded works will initially be on display in an open air show in Basel, Switzerland. The mobile exhibition will then make its way to PhotoIreland Festival, Dublin, Ireland, from there to Berlin, Germany, then to the Cape Town Month of Photography, South Africa, to the LagosPhoto Festival, Nigeria and finally to Addis FotoFest in Ethiopia. POPCAP invites the winners to attend at least one of the shows personally. Besides the shows, the winners portfolios will be published in the POPCAP ‘14 catalog, in European Photography Magazine and their portfolio will be included in the piclet.org directory for hand-picked photographers’ portfolios.

POPCAP – About

POPCAP aims to raise the profile of African photography in the arts, and provide more publicity for artists engaging with the African continent. The internationally-sourced panel of judges enables the promotion of African photography worldwide and helps to avoid geographically and culturally one-sided views of the portfolios. POPCAP also aims to cooperate with international exhibition partners in order to foster exchanges between the various initiatives.

At piclet.org we are interested in the idea of balancing social media networking with “real world” networking through events such as POPCAP. piclet.org was launched in 2009 by Berlin-based media artist Benjamin Füglister as an international online portal for the presentation of contemporary photographers’ portfolios and as an international directory of important festivals, creative publications and institutions for photography.

POPCAP – In Retrospect

POPCAP was first awarded in 2012, with five winners chosen from 140 submissions by a panel of nine internationally-sourced judges. In 2013 POPCAP received 360 submissions from 57 countries that were judged by 14 judges. 2014 will see piclet.org offering the prize for contemporary African photography for the third time. The winning portfolios were exhibited in Basel, at PhotoIreland Festival and at LagosPhoto Festival.

For any media inquiries please contact Angela Nyffeler at media@popcap.cc. If you want to keep track of any changes on piclet.org please join our facebook fan site.

POPCAP ’14 – Partners

POPCAP is a grassroots organisation. We collaborate with a variety of partners in order to execute the POPCAP prize, exhibitions, workshops, talks and publications. We are happy to have received such good feedback regarding the 2012 and 2013 editions, which has enabled us to continue to foster relationships with both the old and new partners. If you are interested in joining our team of partners please contact us at partners@popcap.cc.

At piclet.org we are always eager to discover new photography. Feel free to submit a link to your institution, festival or magazine to submission [at] piclet.org or use our submission form to send us your portfolio for consideration.

piclet.org is an initiative from NEW HORIZON PRODUCTIONS – Agency for Culture. Follow piclet.org on facebook or twitter.

piclet.org  /  Reichenberger Strasse 101  /  10999 Berlin, Germany
Contact us  /  Subscribe  /  Unsubscribe

Fotobookfestival Kassel Dummy Award: New Deadline: May 15, 2014

The Fotobookfestival Kassel invites photographers to present their so-far unpublished* photobooks to an international public and to eminent experts. In 2014 the best 50 books selected by a pre-jury will be exhibited at international photo events in Athens, Cologne, Dublin, Madrid, Milano, Oslo, Paris, Rome, Paraty and Sao Paulo. From these 50 titles, 3 winners will be chosen by an international jury of experts at the PhotoBookMuseum Cologne in September. The winner of the First Prize will be given the opportunity to realize their dummy as a »real« book in cooperation with our production partner, k-books, Germany, and will be reported on in the magazine European Photography. The First Prize also includes, apart from the book production, the presentation of the photobook-work during the next Fotobookfestival in Kassel in 2015. The Second Prize is a book production voucher valued at € 500; the Third Prize is a voucher valued at € 300 given by our partner, k-books.

Who can enter?
Any photographer from around the world who accepts the terms and conditions can participate by registering for the competition and submitting an unpublished* work as a book. The participant states that the submitted work has never been published by a publishing house.

Guidelines
We require physical printed books of all the entries sent to us by the photographers/authors. Registration closes on (new!) 15 May 2014. The latest arrival date for the dummies is also 15 May 2014. Entries can only be registered online. We charge € 32.00 per entry and book. There is no limitation to the number of entries per person. If you would like your book to be returned to you, then we will require a further postage and handling charge per entry: within Germany € 8.00; within Europe € 13.00; all other countries € 20.00. Payments can only be made online via our Paypal account during the registration process. Dummies that make the shortlist will be shown during photo events in Athens, Dublin, Cologne, Madrid, Milano, Oslo, Paraty, Paris, Rome and Sao Paulo. Because some of these events take place at the same time, we request that you send a second copy of the dummy. You may send two copies anyway or you send one more copy immediatly after getting the information, that your dummy has been selected for the shortlist. The jury session is May 17th. Should a second copy not be available, your dummy will miss out on some of the overlapping exhibitions.
*»unpublished« MEANS All books published digitally or by self-publishing or through a photobook-publishing platform like blurb can be submitted.

Pre Jury
We are happy to announce our pre-jury which will select about 50 books for the Dummy Awards shortlist and the exhibitions:
Tamara Berghmans (Fotomuseum Antwerpen)
Angel Luis Gonzalez Fernandez (PhotoIreland Dublin)
Sebastian Hau (Le Bal Books Paris)
Jeffrey Ladd (Photographer Cologne)
Andreas Müller-Pohle (European Photography Berlin)
Dieter Neubert (Fotobookfestival Kassel)
Markus Schaden (ThePhotoBookMuseum Cologne)
Stephanie von Spreter (Fotogalleriet Oslo)

EXHIBITIONS

Athens Photo Festival Athens
The PhotoBookMuseum Cologne
PhotoIreland Dublin
IED Madrid
Mia Image Art Fair Milano
fotogalleriet Oslo
Le Bal Paris
Fotoleggendo Rome
Paraty em Foco Paraty
Madalena Workshops Sao Paulo

Register at  http://2014.fotobookfestival.org/product/dummy-award-2014-registration/

Repost: Article on Spanish Photobooks

This article was posted today by Madrid-based Valeria Saccone, just in time for tomorrow’s F.I.E.B.R.E. book fair. Using a similar model as the Parisian OFFPRINT, PhotoIreland’s Book and Magazine Fair, and the recently announced Photobook Bristol (organised by RRB Books), F.I.E.B.R.E. will feature local and international publishers – and self-publishers. Valeria quotes Martin Parr, who was recently in Madrid, for his annual workshop in the IED Madrid’s European Master of Fine Art Photography, and Horacio Fernandez, who will open his exhibition at the Reina Sofia, on recent Spanish photobooks next week (here is the Press Release as PDF, in Spanish). She also mentions some of the recent highlights, such as Ricardo Cases’ Palomas en el Aire, Cristina de Middel’s Afronauts, Carlos Spottorno’s PIGS and Oscar Monzón’s Karma, as well as Txema Salvans’ The Waiting Game, Antonio Xoubanova’s book on the Casa de Campo and Julian Barón’s CENSURA.

And there is more to come, such as the exhibition which Horacio Fernandez is preparing for PHotoEspaña 2014, on historic photobooks, or the visit of Kassel Photobook Festival’s Dummy Collection to the IED Madrid Photography Department this coming summer. Some speak of a bubble in the photobook market. For example, the Photobookclub Barcelona posted a critical article by Alex Sinclair on its Facebook page, and there was a vivid discussion on the subject. For photographers from Spain, however, the photobook seems to work, and there publication projects are highly recognized by critics and the public. Or, as Cristina de Middel has told me in an soon-to-be published interview for the next PhotoResearcher Magazine:

Is true that there have been suddenly many photobooks in Spain, but all seem to have their place in the market … they are totally relevant books, it’s not like “I’m going to do a book because it is fashionable to do the book.” They were made because the book-form it was the best solution for the particular work.

Enjoy Valeria’s article, in its original version hereafter, or in its automatic Google translation!

Moritz


El fotolibro revive y los españoles tienen mucho que ver con ello

by , (@valeria_ypunto) December 13, 2013

twg2013

“The photobook is here to stay”. El fotolibro ha llegado para quedarse. Lo dice Martin Parr a su paso por Madrid, donde ha venido a presentar Los inconformistas, su libro número 65. Nada del otro mundo, comparado con los 12.000 volúmenes que guarda, religiosamente ordenados por países, en su casa de Bristol. “Hemos asistido a un retorno del fotolibro en la última década y eso continuará. Cada vez más personas están entusiasmadas con los fotolibros”, asegura Parr, que en su frase usa “revival”, una palabra que rezuma nostalgia.

El gurú del género no es el único que augura larga vida al fotolibro. Horacio Fernández, comisario y director de PhotoEspaña entre 2004 y 2006, se expresa con palabras idénticas.

“El fotolibro ha llegado para quedarse”, afirma desde una mesa del Café Comercial, un lugar histórico para las tertulias. “Deja-vu”, como diría Ralph Gibson. “Hoy asistimos a una búsqueda de público y de comunicación por parte de los fotógrafos. Antes solo había una vía comercial para mostrar las fotos: las revistas y la publicidad. Esta generación ha intentado hacer visible su trabajo de otra forma, con fotolibros, fanzines… Seguramente habrá una bajada, siempre hay subidas y bajadas en la montaña rusa del arte, como en los años 80 y 90, cuando casi no se producían fotolibros, y eso que se hacían cosas de mucha calidad”, matiza Horacio.

“Libros de fotografía se han hecho desde que la tecnología lo permitió. Lo que sucede ahora es que se les está dando más protagonismo y se están viendo las posibilidades de este medio”. Palabra de Eloi Gimeno, el diseñador que ha contribuido a crear Karma, de Óscar Monzón, considerado el mejor primer fotolibro del año en Paris Photo 2013. “El libro se quedará, pero posiblemente el interés de coleccionistas y de personas dispuestas a pagar grandes cantidades de dinero por libros nuevos acabará desapareciendo. Como en todo, el tiempo pone las cosas en su sitio”, añade Eloi.

El libro de Óscar Monzón ha sido coeditado por la francesa RVB y por Dalpine, una distribuidora de libros online que ha contribuido de forma decisiva a impulsar la cultura de los fotolibro en España. “Es una tendencia que ha ido afianzándose a lo largo de varios años. Los fotógrafos confían cada vez más en este formato para dar a conocer su trabajo y que este llegue a un público más amplio”, reflexionan los fundadores, José Manuel Suárez y Sonia Berger.

El interés por el fotolibro se extiende por Europa y los españoles se están llevando una buena tajada. Además de Karma, el libro de Carlos Spottorno, The Pigs, acaba de recibir el Photobook Award 2013 al mejor libro de fotografía del año en Kassel, Alemania.

The Pigs cover

Portada de The Pigs de Carlos Spottorno

The Pigs es una obra con fuerte contenido político. No es un asunto ni personal ni poético. Yo utilizo todas las herramientas que mejor domino -la fotografía, el diseño y la comunicación de masas- para hacer activismo político, para analizar la deriva histórica de los núcleos de poder, la manipulación periodística y los estereotipos. Y por supuesto, para invitar a la autocrítica. Porque a pesar de todo, no todo es culpa de los demás”, explica Spottorno.

No es el primer año que los fotógrafos españoles llaman la atención de críticos y expertos internacionales. En 2012, también lo lograron Cristina de Middel y Julián Barón. Ambos quedaron finalistas en Paris Photo. The afronauts, que también fue nominado para la prestigiosa Deutsche Börse, se agotó en dos meses y sus ejemplares llegaron a costar 2.000 dólares en eBay, un ejemplo de la locura que puede llegar a desatar la autoedición bien empleada. Hoy el nombre de Cristina está muy cotizado. En 2012 llegó a hacer 25 exposiciones en toda Europa y periódicos como el New York Times y The Guardian han confiado en ella.

C.E.N.S.U.R.A., de Julián Barón, también se ha convertido en un libro de referencia internacional aunque su autor no canta victoria para la industria. “Es cierto, se puede decir que son buenas noticias. Pero es pronto para hacer balance, todavía queda mucho camino por recorrer”, asegura Barón.

1hbaron

Censura de Julián Barón

¿Estamos antes un momento dulce de la fotografía española? “Agridulce, diría yo. Es muy difícil trabajar en estas circunstancias, tanto para los propios fotógrafos como para los que estamos a su servicio, es decir los editores, diseñadores, comisarios, críticos… Por otro lado, es maravilloso ver que vale la pena y que hay tanto reconocimiento internacional para lo que se crea en este país”, señala Moritz Neumüller, responsable del Máster de Fotografía de Autor del IED.

“Donde yo vivo no hay demasiada dulzura. Todo es trabajo, trabajo, trabajo y pocos resultados satisfactorios a todos los niveles. En España se ha derrotado la cultura, la educación, lo social”, apunta Barón con cierto desconsuelo. “Si algo hay aquí es temperamento, cabezonería y capacidad de sacrificio. Es un topicazo, pero creo que se nota en el resultado de los proyectos de muchos fotógrafos españoles”, agrega Monzón. Es la visión desde dentro de los que no han parado de trabajar en la última década, “los eternos caminantes”, como algunos definen a los fotógrafos de Blank Paper, un colectivo que acaba de cumplir 10 años.

Entre ellos está Ricardo Cases, que con su Paloma al aire ha removido la fotografía española dentro y fuera de nuestro país. Su trabajo sobre el culto evangélico en los EE UU ha sido aclamado por Time LightBox.

Sin olvidar a Antonio Xoubanova, cuyo Casa de Campo ha sido publicado por Mack, la prestigiosa editorial británica. “Para mí ha sido una muy buena experiencia trabajar con un editor que ha hecho muchos de mis libros favoritos. He aprendido muchas cosas y le han dado muy buena visibilidad al trabajo. Es el mejor contexto que podía tener. Esto te anima a seguir trabajando”, señala Xoubanova.

Casa de Campo de Antonio M. Xoubanova

Casa de Campo de Antonio M. Xoubanova

No son los únicos. El colectivo NoPhoto es otro ejemplo de “cabezonería”, por citar las palabras de Monzón. Sin embargo, el balance que hace uno de sus fundadores es más optimista. “Era mas fácil de lo que parecía, solo había que conseguir que los buenos fotógrafos que siempre ha habido se atrevieran a salir fuera a enseñar lo que estaban haciendo”. Así explica Juan Valbuena el reconocimiento internacional que por fin ha llegado a los autores españoles.

“Desde finales de los 90, hay circunstancias que han ayudado de un modo evidente y que han creado una pequeña red local en torno a la fotografía, formada por festivales, colectivos, instituciones, comisarios, galerías, editoriales, escuelas, librerías y consumidores. Para mí solo falta una buena revista de tirada nacional con un buen editor gráfico y un par de críticos. De ese modo, ya estaríamos todos y nos podríamos poner a crecer”, añade Valbuena, que este año ha lanzado Phree, una editorial “especializada en fotografía documental en primera persona”.

“Aquí está llegando ahora lo que en otros países empezó hace muchos años. En España ha habido un fuerte retraso cultural por el paternalismo de las instituciones. Pero hay otro elemento: si los españoles están triunfando es porque no han parado de trabajar en la última década”, alega Fosi Vegue, director de la escuela Blank Paper.

Txema Salvans, ganador del tercer Concurso Fotolibro Iberoamericano de la editorial mexicana RM con The waiting game, atribuye ese ‘descubrimiento’ de la fotografía española a varios factores: una nueva generación de fotógrafos jóvenes, que dominan la tecnología y son capaces de enviar fuera los trabajos; y el hecho de que la idea del proyecto como trabajo fotográfico se ha instaurado de una manera definitiva. Expertos receptivos y amantes del fotolibro, como Martin Parr, han hecho el resto. “Está claro que se está alimentando un caldo de cultivo y una forma de ver las imágenes totalmente nueva y eso provoca la creación de nuevos proyectos”, resume Fosi Vegue.

twg2013

The Wainting Game de Txema Salvans

A todo esto se ha sumado el tema de la crisis en España. “Nos ha dado visibilidad en otros países, aunque no sea por lo que nos gustaría. Y ahora cuando ves un proyecto sobre España hecho por españoles, ya te interesa. Pero este es otro asunto. Por fin los españoles hemos empezado a fotografiar lo propio. Excepto Cristina García Rodero y unos pocos más, en general casi no había trabajos sobre el territorio. Y al final estos proyectos acaban teniendo mucha fuerza”, señala Salvans. “Lo que está triunfando es el libro español con mucho carácter y con un lenguaje propio, como los de Cristóbal Hara. Este es el país de Buñuel y de Ortega y Gasset: lo hemos mamado y ahora lo vomitamos”, analiza Vegue.

El resultado se refleja en una amplia producción de libros. “Cuando dirigí PhotoEspaña, era difícil encontrar a fotógrafos jóvenes con proyectos interesantes. Pero a partir de 2009, la cosa explota. El próximo 17 de diciembre inauguro una exposición de fotolibros en el Reina Sofía y muchos (y buenos) están hechos por españoles entre 2009 y 2013”, afirma Horacio Fernández. “Una vez más corroboro que las crisis son buenas para la creación”, bromea.

Su análisis mordaz va más allá: “Ahora seguramente tendremos una sobredosis de reconocimiento a esta generación. Veremos festivales dedicados a la fotografía española y a curadores rancios que intentarán apuntarse el mérito (esto lo puedes poner tal cual)”, asegura Horacio. Por supuesto, no se refiere a la exposición sobre fotografía española que se inauguró el 13 diciembre en Le Bal, en París. Un homenaje a Ricardo Cases, Antonio Xoubanova, Aleix Plademunt y Óscar Monzón.

“Lo que hay ahora mismo en España son fotógrafos y artistas con mucho talento, que han sabido encontrar imágenes que interesan al público. La clave está en las personas, en la calidad de sus miradas y en su capacidad de superar las dificultades. Es el caso de Ricardo Cases, Julián Barón, la gente de Nophoto… Es una generación brillante, que todavía tiene mucho que dar de sí y que seguramente formará a la siguiente generación”, señala Horacio. “Es una respuesta espontánea y desde abajo que perderá toda la fuerza e interés cuando se fagocite. Nos están comprando”, advierte Eloi Gimeno.

La palabra crisis se repite una y otra vez en el discurso de fotógrafos y comisarios. “Por un lado la crisis nos ha obligado a salir fuera de España para encontrar algo de reconocimiento y espacio de crecimiento, ya que España está en un momento muy delicado desde el punto de vista de la cultura. Eso no ha sido fácil para todo el mundo, porque cuando no se tiene trabajo ni dinero, es complicado participar en el juego internacional, que es caro y exigente”, señala Spottorno. “Por otro lado la crisis nos ha hecho detenernos a reflexionar. Hay mucha gente fotografiando este momento tan peculiar, lo que de alguna manera genera un ‘corpus’ que en algún momento deberá ser estudiado”, añade.

Karma de Oscar Monzón

Karma de Óscar Monzón

Horacio Fernández cuenta que en Gran Bretaña el arte después del pop art tuvo una etapa ruinosa durante mucho tiempo, al igual que la literatura y el cine. Una tendencia que se rompió en la época de Thatcher, cuando hubo una explosión de creatividad.

“Otro ejemplo es Holanda, donde no se hace arte plástico de calidad desde hace mucho tiempo. Lo han matado las subvenciones. Todos los años los artistas tienen la obligación de entregar al Estado una obra de arte, que se acumulan porque nadie las quiere: ni siquiera los hospitales o las empresas como meros objetos decorativos. ¿Por qué? Porque son malas. Hoy cuesta trabajo nombrar a un solo artista holandés decente. El mundo de las subvenciones crea monitos amaestrados. Y las crisis eliminan estas figuras: gana el que resiste, el que tiene más cosas que decir”, asegura.

“Aunque siempre es delicado relacionar crisis y creatividad, lo cierto es que en muchos aspectos es directamente proporcional. La necesidad de opinar, de comunicar posiciones respecto a la situación social es más acuciante. Parece natural que se multipliquen las propuestas y que el contexto actual sea un escenario recurrente”, destaca Alejandro Castellote, curador independiente y director del Máster Latinoamericano de Fotografía en el Centro de la Imagen de Lima.

“La crisis y los despidos en medios de comunicación, periódicos en su mayoría, han provocado que fotógrafos que llevaban mucho tiempo experimentando con la fotografía en sus huecos libres, hayan podido dedicar todo su tiempo y energías a profundizar en la fotografía”, asegura Olmo González, fotógrafo y apasionado del género. Ejemplo de esto son Óscar Monzón y Antonio Xoubanova, que antes de trabajar por cuenta ajena estuvieron en El Mundo. “Un día me llamaron por teléfono y me dijeron que no iba a trabajar más, y eso fue todo. A la postre puedo decir que es el mayor favor que me han hecho nunca, porque gracias a esto he podido dedicar a mi proyecto el tiempo que necesitaba”, cuenta Óscar.

Pero ¿qué futuro le espera al fotolibro? Está claro que la autoedición ha contribuido a su crecimiento y difusión. Es un hecho que la mayoría de los libros que aparecen en las listas internacionales de lo mejor del año son autopublicados. ¿Es el camino lógico en está década?

The Pigs - Book

Foto: Carlos Spottorno de su obra The Pigs

“Es una consecuencia de la informática. La facilidad de los programas de edición y de impresión simplifican la autoedición”, señala Horacio Fernández. “Los formalistas decían que las nuevas técnicas crean nuevas formas artísticas al cabo de un tiempo. Es un juguete muy bueno y es lógico que se produzcan libros derivados de estas técnicas. Luego habrá que limpiar. El tiempo se ocupará de eso y el propio artista también, comparando su libro con el de otros”.

Los fundadores del Photobook Club de Madrid, que organizan varias actividades mensuales para fomentar la cultura del fotolibro, creen que hay un exceso de autopublicaciones. “Es por falta de cómplices que asuman riesgos y faciliten el camino, que conozcan el medio, no solo la parte técnica, sino todos los procesos a posteriori: la distribución, la difusión y promoción del libro. Un síntoma de todo eso es el éxito reciente en los premios europeos de fotolibros hechos por fotógrafos, editores y diseñadores españoles. Estos libros son publicados, distribuidos y promocionados por editoriales de fuera de España o en coediciones, lo cual da cierta esperanza”.

Para Olmo González, es bastante probable que se conviertan en objetos de coleccionista, con tiradas cortas y caras. “Pero siempre habrá espacio para libros accesibles en cuanto a precio, y seguramente la tendencia sea hacerlos accesibles también en cuanto al contenido. Ahora mismo llaman la atención internacional libros de fotografía cuyo lenguaje queda bastante alejado de la población”, asegura.

Y aquí está el quid de la cuestión: la endogamia de un soporte que muchas veces no consigue salir del mismo círculo de siempre. “Hay libros hechos por fotógrafos para fotógrafos, comisarios, galerías o festivales”, advierte Fosi Vegue. “Cada vez pienso más que la fotografía debería ser un grito contra todo lo que está pasando en el mundo. Para mí el paradigma sigue siendo Oliviero Toscani con sus vallas publicitarias y su capacidad de comunicarse con todo el mundo. O como Ai Weiwei, aquel fotógrafo chino que usa la fotografía como arma política y se arriesga mucho”, añade.

paloma-al-aire-ricardo-cases-6

Paloma al aire de Ricardo Cases

Salir de esa endogamia parece haberse convertido en una necesidad para algunas personas del medio, como Juan Valbuena. “Es lo que PHREE intenta con cada libro que hacemos. Por eso reivindicamos el papel de la fotografía documental en papel. Creemos que la foto que maneja como referente una realidad tiene códigos compartidos con más personas y, por tanto, puede comunicar mejor y ser más relevante”.

Julián Barón también cree que es importante trabajar en este sentido. “Lo hago todos los días, sin descanso. Una de las estrategias para que nuestra visión del mundo a través de la imagen llegue a mas público es la educación y que no existan trabas para el acceso a la cultura. Sin educación estamos muertos”, apunta. “Tendría que haber una gran enciclopedia y libros de fotografía en todos los colegios y las bibliotecas. Porque a veces llega más una foto que muchas páginas de libros de historia”, añade Fosi Vegue.

El éxito de un fotolibro no depende tanto de las ventas, sino de la intención con la que se crea la obra. “Por ejemplo, si yo hago un libro con fotos de la boda de mi hermano, lo considero un éxito si le gusta a los novios y sería un exitazo si le gusta a toda la familia. Si, en cambio, lo que se persigue es hacer un superventas, habría que utilizar un lenguaje más asequible y no quejarse de que la gente no te entiende”, señala el Photobook Club Madrid.

Hay quien cree que una feria del fotolibro ayudaría a afianzar este género, una carencia que FIEBRE, organizada por la escuela Blank Paper, intenta suplir. Otros, como Valbuena, vislumbran “un futuro híbrido, con productos en papel que tengan continuidad en pantallas, tipo web asociadas con información ampliada, y al revés”. Y por qué no, un fotolibro digital que dialogue e interactúe con las tabletas. “Ya hay algunos artistas que utilizan códigos QR para que puedas escuchar una entrevista mientras miras el libro. Pero los QR son muy feos y tecnológicamente obsoletos. Serán sustituidos por otros códigos mas inteligentes”, prevé Moritz Neumüller.

“Me gusta pensar que en un futuro será posible hacer tiradas de 10.000 ejemplares. Esto bajaría los costes de producción y los precios”, señala Xoubanova. Hoy las tiradas de los fotolibros van desde los 100 ejemplares a los 4.000, en el mejor de los casos. Del libro de Salvans se han hecho 2.000 ejemplares. “¿Tú te imaginas 2.000 ejemplares en un cómic, en un libro de niños, en literatura? Sería un negocio ruinoso”, dice el autor, que acepta que no todo el mundo puede conectar con este lenguaje.

“Nosotros de alguna manera somos frikis en eso de la fotografía. La porción de personas que se interesan por nuestro trabajo aún es muy pequeña (…) Pero yo no me siento solo en este mundo, ni necesito a más gente a mi alrededor. Nunca he estado tan bien como ahora. Estamos en el mejor de los momentos”, añade Salvans.

¿Entonces podemos jubilar el concepto de foto única y de instante decisivo? “Hoy las fotos tienen más sentido como series. Eso ayuda a solucionar el problema clásico de la fotografía con el tiempo, porque una foto solo muestra un instante congelado. El cine superó este escollo a la perfección, con la sucesión de imágenes y un discurso. Los fotolibros son hoy lo que en su día fue el cine”, concluye Horacio Fernández.

Sildeluck Photography Call, Dublin. Deadline: June 10, 2013

Call to submit to Dublin’s second edition of Slideluck, this time co-curated by Christiane Monarchi (Editor) and Mark Curran (Photographer). Slideluck Dublin 2013 will occur as part of the opening weekend during this year’s PhotoIreland Festival, in July.

GENERAL SUBMISSION REQUIREMENTS:

– Slideshows generally consist of 20-25 artists, with each artist featuring up to five minutes of original work.

– In most cases, this is a slideshow of between 15 to 40 images. We recommend 20 – 30 images.

– Every image must be at least 1024×768 pixels. We strongly recommend that you submit images that are 1440 pixels wide by 1080 pixels tall for maintaining the highest standards of quality.

– Every slideshow is set to music or an audio recording that the artist has selected. You will need to upload a music file during the submissions process.

S-slweb-open-submission